lunes, 22 de julio de 2013

Diez tradiciones que te puedes saltar

Cuando se habla de bodas, casi todo el mundo cuenta con una serie de tradiciones y costumbres que son inalterables. Sin embargo y, cada vez más, es habitual encontrarnos con parejas que introducen nuevos estilos que chocan con la forma tradicional de celebración y cuyo éxito está asegurado. En algunas cosas se puede apostar por la originalidad sin que el resultado final se vea afectado. Arriésgate y prueba a saltarte algunas tradiciones que, seguro, serán recordadas por tus invitados durante mucho tiempo. Rompe con las reglas de la antigua escuela y prueba con las tuyas propias. Aquí tienes algunas ideas. 

  1. El vestido de novia ha de ser blanco. Incluso aunque seas una novia tradicional, ¿no estás algo cansada de ver vestidos maravillosos pero siempre blancos? Introduce color en tu boda. Apuesta por colores que siempre están de moda, como el verde agua o el rosa. El color maquillaje es el nuevo blanco. Está más de moda que nunca, y favorece a morenas y rubias por igual. Si el rojo te parece demasiado atrevido, prueba con el burdeos o con un fucsia un tono más suave. Haz saber a tus amigas que no llevarás el blanco para que ellas sí utilicen este color si así lo desean. Cuando el resto de invitados vean a tus amigas todas de blanco, seguro que hay desconcierto y sorpresa. Por no hablar de cuando te vean a ti!! 
  2. La novia siempre lleva velo. Nada más lejos de la verdad. Con los tocados, flores, tiaras y todo tipo de adornos que existen actualmente, el velo cada vez tiene menos cabida. Especialmente si la boda es civil, apuesta por adornos en función del tipo de boda. Si la boda es en el campo, hazte una trenza con una flor grande. Si la boda es clásica utiliza una tiara como si fueras una princesa y si quieres emular los felices años veinte al más puro estilo flapper, utiliza un tocado con rejilla o incluso plumas y perlas. Inspírate en el film El gran Gatsby y juega con los diferentes outfits. 
  3. La ceremonia no puede personalizarse. Tanto si se trata de una ceremonia religiosa como civil, ésta será más emotiva si le dais un toque personal. En el caso de ceremonia religiosa, debéis preparar, junto al sacerdote la homilía y las lecturas. Id a verle varias veces, charlad con él y mirad en qué medida podéis elegir la música y el estilo de ceremonia. En el caso de las ceremonias civiles, éstas se preparan desde el primer momento junto al juez de paz elegido. Se personalizan al máximo y preparáis las intervenciones juntos. De esta forma, como ya os conocéis y os habéis visto en varias ocasiones, durante la ceremonia estaréis totalmente relajados. 
  4. Ir hacia el altar o la mesa del oficiante con música clásica. Aunque no te imagines dirigiéndote al altar con otro tipo de música, la realidad es que puedes elegir tus propios temas. Lo importante es que sean piezas que sean importantes para vosotros y que representen los momentos más felices de vuestro noviazgo, que tengan sentido para los dos. En la ceremonia religiosa se pueden interpretar temas ligeros pero no necesariamente música sacra. Prueba con música de películas (ej. La Misión o Memorias de Africa), incluso con temas de los Beatles interpretados con el piano. En cuanto a la ceremonia civil, cualquier tema vale. No te cierres a los temas de siempre, ya están trillados. 
  5. No puedes ver al novio hasta la ceremonia. ¿Por qué no cambiar el protocolo? Prueba a quedar con el fotógrafo y tu novio una hora antes de la ceremonia. Podéis haceros fotos en un lugar bonito, acudir juntos a la ceremonia y, después, al tener ya esas fotos, podéis disfrutar del cóctel con vuestros invitados. Original y práctico. 
  6. A la salida de la ceremonia tiene que haber una lluvia de arroz. Aparte de que, en muchas iglesias, no está permitido, es incómodo, no muy estético y, si es de color, destiñe. Para que vuestros invitados tengan algo que lanzar, monta una barra de lanzamiento al estilo de las tossing tables americanas, con diferentes opciones, confeti, pétalos, y unos cucuruchos para que cada uno se sirva y el lanzamiento sea inofensivo. 
  7. La cena ha de ser con todos sentados. Despierta!! Quién quiere estar dos o tres horas sentado en el mismo sitio sin poder moverse? Organiza cócteles reforzados, con alguna barra de apoyo (arroces, ensaladas, hot dogs…) donde se come igual, sólo que permite muchísima más variedad y, lo más importante, es muy divertido porque los novios podéis estar con todos los invitados, y permite una movilidad y una interacción que, sentados, es imposible. 
  8. El cóctel siempre va después de la ceremonia. Si te apetece algo diferente, puedes organizar una barra con cava antes de entrar en la iglesia para que cada invitado se sirva. Si prefieres una opción más ligera, puedes organizar cócteles granizados o té helado que son fresquitos para el verano y preparan el cuerpo. Adelanta la fiesta incluso antes de la ceremonia. Original y refrescante. 
  9. Tu padre es quien debe llevarte al altar. Estar escoltada por tu padre es un momento emocionante para ambos, pero no es la única opción. Para algunas novias que han perdido a sus padres o con quienes no tienen buena relación, siempre hay alternativas. Si es tu caso, prueba a ir del brazo de tu madre, de tu hermano o de un amigo íntimo. Según sea tu circunstancia, no te cierres a posibilidades infinitas que te pueden hacer más feliz y con las que te sentirás más cómoda. 
  10. El intercambio de votos ha de ser tradicional. No hay nada malo en repetir los votos tal como han hecho nuestros padres antes, nuestros amigos, y prácticamente toda la población occidental. Pero está ya tan manido…. Olvida la estructura tradicional e innova con un poema, una canción o unos votos personalizados. Prueba a escribir todo lo que te hace sentir tu futuro marido y por qué te casas con él y transmite todos tus sentimientos en unos votos propios y verás que no queda un ojo seco en la ceremonia.

lunes, 15 de abril de 2013

Me he prometido. Y, ahora, ¿qué?

¡Enhorabuena! Has tomado la decisión de casarte. Seguramente soñabas con este momento desde hace mucho tiempo. Ahora comienza la cuenta atrás y surgen las primeras dificultades. Lo primero que debes hacer es comunicar tu compromiso a tus familiares y amigos que querrán compartir este momento de felicidad contigo. Después tienes que hacerte una idea mentalmente del tipo de boda que quieres, lo que te gusta y lo que no y comenzar a planificar cada uno de los detalles de tu boda. Lo primero en lo que tienes que pensar, al igual que la Wedding Planner elegida, es en el presupuesto. Quizá no suena muy romántico, pero hay que enfrentarse a ello ya que hay límites y, desafortunadamente, una boda cuesta dinero y hay que gastar con cabeza minimizando riesgos e invirtiendo el menor tiempo posible que para eso está tu empresa organizadora de bodas en la que tu Wedding Planner se hará cargo de todos los detalles consiguiendo precios interesantes y ahorrándote tiempo y disgustos. Asimismo tienes que determinar quién se hará cargo de los gastos de la boda. En caso de que seáis vosotros dos, sin más ayuda de nadie, la elaboración de un presupuesto es obligatoria. Comienza, por tanto, el diseño y planificación de tu boda. El próximo paso es decidir qué tipo de boda quieres, ¿quizá algún tema en particular?, ¿tal vez una boda fuera de lo normal?, ¿algún espacio diferente donde celebrar desde la ceremonia hasta la barra libre? Si quieres una boda íntima o una boda grande, si se trata de una celebración religiosa o prefieres una ceremonia civil en el mismo espacio del banquete…. Las opciones son interminables y has de decidir acerca del tipo de vestido, de lo que te gusta y lo que no, si has pensado en un banquete clásico formal o, por el contrario, te gustaría probar con una opción más divertida tipo cóctel reforzado con showcookings de comida y alguna barra original de arroces, shushi, quesos, ensaladas, ibéricos, barra de gin-tonics, etc… Una vez has tomado estas decisiones y tienes claro el tipo de celebración que te gustaría llevar a cabo, es hora de contratar el servicio de una empresa profesional que preste servicio de organización de bodas. La Wedding Planner que se os asigne se hará cargo de hacer vuestros sueños realidad ya que se ocupará de todos los detalles, sin dejar ningún cabo suelto, ahorrándoos tiempo y preocupaciones y el resultado será mejor de lo que esperáis. Y, un último consejo: tened en cuenta que la mayoría de las bodas se celebran entre junio y septiembre. Si vuestra fecha coincide con estos meses, contactar con los profesionales con el tiempo suficiente de antelación. Si no os queda mucho tiempo, quizá sea una buena decisión pensar en otro mes de menos afluencia de bodas que os garantiza una más eficiente planificación y, además, un considerable ahorro en vuestro presupuesto. En la mayoría de los casos, conviene considerarlo!

lunes, 14 de enero de 2013

Qué esperar de un Curso de Wedding Planner

La profesión de Wedding Planner es absolutamente igual que cualquier otra. Requiere de una gran dosis de paciencia, organización, planificación, creatividad, diplomacia, decisión y muchísima vocación comercial y de atención al cliente. Aunque el cine se ha encargado de aportar glamour a esta ocupación, lo cierto es que, si bien el resultado final está lleno de glamour y profesionalidad, el proceso por el que pasa una Wedding Planner es duro y tenaz ya que requiere trabajar fines de semana y luchar muchísimo para darse a conocer en un país donde el desconocimiento acerca de este trabajo es total.

A pesar de que, en España, se trata de una profesión en auge, todavía no hay una formación especializada. Es cierto que en los cursos de protocolo y de organización de eventos se pasa de puntillas sobre la organización y coordinación de bodas, pero si alguien quiere especializarse como Wedding Planner, tan sólo puede adquirir una formación básica y tratar de trabajar como tal antes de establecer su propia empresa. En EEUU, Latinoamérica o Inglaterra, el Wedding Planner es una figura esencial para cualquier novia. Incluso en Francia, Italia o Portugal esta profesión se conoce y se respeta. En España, de las 200.000 bodas anuales que hay, tan sólo un 1,5% de las mismas, han acudido a un Wedding consultant.

Un curso de Wedding Planner debería tocar aspectos como el análisis del mercado en este sector en España, cómo negociar acuerdos de colaboración, diferentes modelos de negocio y fórmulas mercantiles, las implicaciones sociales y personales del matrimonio y enseñar a preparar ceremonias, banquetes diferentes, cómo ofrecer ideas originales. También es importante ver temas como la etiqueta, decoración de espacios según el tipo de boda, y hacer hincapié en el protocolo y preparación de una boda, cuestiones prácticas, cómo resolver posibles problemas y, para aquellas personas que quieran establecer su propia empresa de organización de bodas, poder contar con recomendaciones prácticas para dar el gran paso.

Con un programa que aborda, entre otras, todas estas cuestiones, En Buenas Manos imparte cursos de doce horas a precios muy interesantes. Se realizan en dos fines de semana y, al final de curso, se entrega el material y diploma acreditativo. Este curso resulta muy práctico tanto a aquellos que quieren dedicarse a esta bonita profesión como a los novios que van a casarse y quieren tomar nota de algunos tips y consejos útiles. 

Más información en info@enbuenasmanosbodas.com y 629 131 971.