jueves, 21 de diciembre de 2017

Trucos para escribir los mejores votos matrimoniales

A la hora de asesorar a los novios en sus votos matrimoniales, tenéis que transmitirles que se trata de una parte fundamental de la ceremonia de boda y que, lógicamente, han de prepararse con tranquilidad y profundidad personalizándolos al máximo. El momento en el que los novios expresan sus votos, es una ocasión única y llena de emotividad. Merece la pena que se tomen su tiempo para estar a la altura de las circunstancias.
La fórmula habitual en España pero que resulta de lo más manida es la de “Yo (nombre del novio) te quiero a ti (nombre de la novia) como esposa y me entrego a ti y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, todos los días de mi vida”.

Los contrayentes se cansan de hacer las mismas cosas que el resto, por lo que aquí van unos truquitos para que les resulte más fácil redactar sus votos con los que podéis quedar de lujo:

ü  No tengáis prisa y no lo hagáis a ratitos. Tomaos vuestro tiempo, en algún momento en el que sepáis que estáis tranquilos, libres de interrupciones e invocad a las musas.
ü  Olvidad las palabras rimbombantes y retóricas. Intentad ser escuetos, concisos y sencillos para que el mensaje llegue sin segundas lecturas.
ü  Pensad en vuestra pareja y por qué queréis casaros. Apuntad las razones y analizadlas.
ü  Meditad sobre cómo os sentís cuando estáis con vuestra pareja. Qué factores fueron determinantes para elegir a esa persona y qué expectativas cumplen con creces.
ü  Reflexionad sobre qué cosas podéis aportar cada uno al matrimonio y las promesas que queréis hacer. Quizá no seáis excesivamente cariñosos, pero sabéis que sois fieles y trabajadores, por ejemplo. Entonces, decídselo. Escribid que sabéis que aportaréis a esa unión una serie de principios que son importantes para el buen funcionamiento de vuestra vida en común. Hay personas que necesitan confianza, reafirmaos en ella, para poder transmitir vuestros sentimientos.
ü  El apoyo es de capital importancia en cualquier relación. Quizá a uno de los dos, en algún momento, le surja un trabajo en otro país, o se encuentre con dificultades económicas, o alguna circunstancia extrema, una enfermedad, un enfrentamiento familiar, etc… Si creéis que, pase lo que pase, vais a estar ahí, la mejor promesa que podéis hacerle, es una declaración de vuestro
apoyo incondicional.


De vez en cuando, echadle un vistazo a vuestro escrito y ordenad vuestras ideas. Seguro que, cada mes, se os van ocurriendo nuevos votos y nuevas promesas.  Y no olvidéis, una vez los hayáis terminado, leerlos en voz alta, así será como se escuchen el día de vuestra boda!

No hay comentarios: